Chile: Recibimiento hostil.

Os escribo hoy porque en esto de los viajes en moto no todo son sensaciones buenas. Anoche por ejemplo no me sentía tan pletórico como hoy por el recibimiento tan hostil que me brindó Chile así que decidí no escribir para esperar mejores sensaciones.

En mi última crónica, que va algo desacompasada con los vídeos, os había contado mi llegada a Ushuaia pero ese no es el final del camino.

La Ruta Nacional 3 empieza en Buenos Aires y termina 27 km. mas al Sur así que a última hora de la tarde me decidí a vestirme otra vez de romano y llegar al final.

Ese tramo es una pista que pasa por el Parque Nacional Tierra de Fuego. Normalmente hay que pagar entrada pero como voy tan tarde negocio con el guarda y no me cobra.

Lo primero que te encuentras es la Estación del Fin del Mundo, de don de parte un pequeño trenecillo antiguo para hacer un recorrido paisajístico por el parque.

Image

Sigo mi camino y la pista se va haciendo mas estrecha y divertida. Empieza a llover y se pone un poco resbaladiza pero, cuando uno se encuentra en el estado de ánimo en el que estoy sumido en este viaje, las curvas se convierten en un perfecto fluir armónico a tres bandas entre moto, piloto y entorno.

Llego al final de la Ruta 3, a 3079km. de Buenos Aires que para mi han sido unos 3.600km por haberme desviado a Mar del Plata y por mi periplo por Península Valdes.

Image

En ese punto me hago una foto para el recuerdo. Este es para muchos un objetivo final de viaje y después solo les queda la vuelta. Para mi, no es mas que el segundo punto de mi larga lista así que ¡alegría!

Image

Me vuelvo al hotel y me pongo a terminar el vídeo que ya habéis visto. Para que os hagáis una idea, me lleva unas 3 horas editar esos pírricos 7 minutos y aun así se me escapan cosas como lo que habéis visto de poner “Entada” a Chile en los títulos jejejejej.

Al día siguiente me tocaba volver sobre mis huellas en dirección Norte para salir de Tierra de Fuego, cruzar otra vez el Estrecho de Magallanes y volver a Chile peor esta vez para quedarme algo mas de tiempo.

La ruta de salida de Ushuaia es una maravilla. Mientras voy trazando las curvas me acuerdo del consejo de tener cuidado en ese tramo que me brindó el hijo de Juan Nicolau por ser “unas curvas muy peligrosas” Me río dentro del casco porque tal vez para un argentino acostumbrado a esas interminables rectas, estas curvas pueden ser complicadas pero para un cántabro, las comparaciones con lo que puede ser un puerto “complicado” son odiosas. Aun así, el camino se disfruta muchísimo.

En Tolhuin me dice el gasolinero que no les queda “nafta” así que sigo para repostar en Rio Grande. Cunado llego a la gasolinera y voy a entrar me empiezan a pitar varios coches de fuera. ¡Mierda, hay cola! Empiezo a buscar el final de la misma y lo encuentro literalmente dando la vuelta a la manzana. Podría haber llegado a la siguiente gasolinera en San Sebastián (se llama así el pueblo, no penséis que estoy haciendo una broma diciendo que podía haber llegado a Donosti) pero por si allí tampoco les queda, me resigno a esperar.

En la cola coincido con Ricardo, un motero local que tiene una Africa Twin y muchas ganas de hablar de motos y viajes conmigo. Gracias a esa charla, se me pasa rápido la hora de cola.

Llegando a la frontera con Argentina veo a lo lejos la silueta de una moto solitaria así que le aprieto un poco para alcanzarla. Es Nick, un estadounidense de Texas que lleva 3 años dando la vuelta al mundo en una BMW Adventure. Le viene muy bien mi asistencia para hacer todos los papeles aunque bueno, viene de dar la vuelta al mundo y sin mi ayuda lo hubiera hecho igual.

Paramos juntos a repostar y me cuenta su viaje y que su mujer le ha acompañado durante todo este tiempo pero que justo ha volado desde Ushuaia para pasar la Navidad en casa. Como os podéis imaginar, Nick está encantado de rodar solo desde aquí a Buenos Aires donde volverán a encontrarse.

Image

Le pregunto por su matrícula y me dice que pagó 200$ por poner los de World Tour pero que está arrepentido porque en algunos países de Asia pensaban que era falsa.

Image

El sigue por la ruta por la que yo he venido y yo voy por la suya de bajada así que nos intercambiamos informaciones de alojamientos y gasolineras aunque tenemos que hacer juntos los 150km de pista que nos separan del ferry.

El último tramo antes embarcar se convierte en una improvisada carrera ya que ni nosotros ni los coches que vamos encontrando queremos quedarnos en la cola esperando al siguiente barco. Por tanto, sin comerlo ni beberlo nos vemos todos a toda leche por ver quien ocupa la pole de salida en el embarcadero.

1ºMartín con la KTM (always ready to race)

2º Nick con la BMW

3º Honda Acord

4º Toyota Hilux

Cuando nos quitamos el casco en el embarcadero se puede ver por nuestras caras que ese último tramo nos ha sentado muy bien jejejeje.

Le pregunto que si a el le cobraron en el ferry a la ida y me dice, algo extrañado por mi pregunta, que si. Le digo que se quede junto a la moto y que no entre en la zona de pasajeros que es donde cobran. Nos fumamos un cigarrito en la cubierta, intercambiamos facebooks y desembarcamos en la otra orilla otra vez sin pagar. ¡Me encanta que los planes salgan bien!

Sigo mi camino a Punta Arenas, mas que nada porque por ese lado no puedo ir a otro sitio sin repostar ya que Puerto Natales está a 300km. y sumados a los 150 que llevo y con el viento que hace, no llego ni de coña.

Llego en reserva a Punta Arenas así que lo primero que hago es repostar. Pregunto que si puedo pagar con tarjeta y me dicen que no. Me dejan pagar con dólares pero los muy cabrones me aplican una tasa de cambio muy desfavorable y unido a que la gasolina en Chile es mucho mas cara, me parece un sablazo llenar el depósito.

Pero esta era únicamente la primera de las bofetadas con las que me recibiría Punta Arenas esa noche.

Se pone a llover mientras voy al hostel que me ha recomendado Nick. Por el camino me ataca un grupo de unos 10 o 12 perros cabrones y tengo que saltarme un semáforo mientras lanzo patadas a ambos lados para que no me coman.

Llego al hostel y justo pillo al dueño marchándose. Le pregunto por si tiene sitio y me contesta “Solo tengo una cama en habitación compartida y como seguro que quieres habitación individual mejor vete a preguntar al de la otra esquina” Ante tal capotazo no se me ocurre ni rechistar y supongo que se estaba marchando a algún sitio con prisa y por eso prefirió pasar de mi. ¡Zas! Otra bofetada chilena!

Voy al de la otra esquina y me abre un ser siniestro de unos 50 años que habla con un acento rarísimo como de república exsoviética. Nos medio entendemos y me dice que son 13.000 pesos chilenos que a esas alturas no se si es mucho o es poco. Por detrás aparece la que supongo que fuera la madre del “ser”. De tal palo tal astilla porque a la madre cuesta mas entenderla pero me hace pasar a una especie de saloncito decorado… bueno perdón, con cosas raras ahí puestas.

La señora me empieza a hacer preguntas raras y cuando le pregunto finalmente por el precio me dice 15.000 pesos. Le digo que me acaban de decir 12.000 y empieza a decirme que eso no puede ser así que me escapo de allí mientras la vieja toda mosqueada me dice “si, mejor que no te quedes en este sitio” ¡Zas! Otra bofetada y un tanto violenta.

Me pongo a dar vueltas por la zona y nada de lo que veo me gusta. Este pueblo fue un puerto importante antes de que se abriera el canal de Panamá pero es que ¡de eso ya han pasado 100 años! Y a nadie se le ha ocurrido darle ni una triste mano de pintura.

Voy a otro sitio donde pone hostel y cuando paro veo otro cartelito de Night Club con una señora puta dibujada así que arranco otra vez. ¡Zas! Me están dando por todos lados.

Confieso que por un momento se me pasó por la cabeza salir directo a Puerto Natales que está a 250km pero eran ya las 10 de la noche y hacía muy mal tiempo como para aventurarse en esas historias.

Me voy dirección a otro barrio para ver si la cosa mejora y aparece ante mi un pedazo edificio nuevo y muy moderno que no pinta nada con el entorno lúgubre que lo rodea. Veo que es hotel y casino y ante mi desesperación decido probar suerte.

La amable señorita me dice que por ser yo me deja la habitación en 180 dólares ¡zas! Otra!

Le digo que si no hay un hotel por la zona de inferior categoría y me manda a otro en el que pregunto y me dicen que 120 ¡zas! Joder que nochecita me están dando!

La amable recepcionista se ofrece a llamar por mi a otros sitios y uno no tiene sitio para dejar la moto y otro que encuentra son 95 dólares. Zas! Zas! Me están dejando tronzao!

Me paro a pensar un rato con calma y me digo para mi “Hay dos opciones: ponerse a llorar aquí desesperado por el recibimiento y pasar por caja o seguir buscando”

Sigo mi ruta nocturna y lloviendo en busca de algo aceptable y la verdad es que nada parece medianamente decente porque como os he dicho es como una ciudad fantasma.

Encuentro un hostal y me quieren cobrar 50 dólares pero cuando me dicen dónde tengo que meter la moto, bajando en un callejón por unas escaleras le digo que ni de coña. ¡Que luego hay que sacarla! Le digo que me voy y encima se enfada. ¡Zas! Mas hostilidad!

Encuentro otro con pinta aceptable y aparcamiento en un lateral. Me piden el equivalente a 40 dólares pero me dicen que solo aceptan moneda local y que no tienen para pagar con tarjeta. ¡¡¡joder!!! ¿No puede salir nada bien?

Le digo que me indique dónde hay un banco y me manda a la plaza. Efectivamente está llena de bancos pero por alguna extraña razón los cajeros están dentro y las puertas cerradas por la noche. ¡Zas!

Al final encuentro uno que pone que es 24h. Pero con mi tarjeta no se abre la puerta. Espero sobre mi moto y ya descojonándome de risa por las circunstancias.

Aparece un señor que va a sacar dinero y para que no se asuste le cuento mi caso y le digo que cuando salga entro yo. Me mira raro (eso puedo entenderlo) y no me dice ni una palabra. Espero paciente y cuando sale no quiero ponerme pegado a la puerta para no asustarle así que me separo unos metros. El muy cabrón sale y se pira sin aguantarme la puerta así que tengo que dar un salto mientras literalmente suelto un “mecagoentuputamadre” a voz en grito. Vale que igual no se lo merecía pero ¡joder! Ya estaba bien de recibir palos por todos lados.

Por fin me encuentro ante el cajero y cuando voy a sacar pasta me viene la gran duda. ¿Cuánto saco? No tengo ni idea de cómo está el cambio así que intento hacer un paralelismo con los cajeros españoles donde el máximo que te dan para sacar como opción predefinida suelen ser 120€. Aquí son 100.000 pesos así que yo saco 200.000 esperando haber acertado con mi intuición porque así de entrada la cifra con tantos ceros asusta.

Vuelvo al hostal, me instalo y pago. Le pregunto al paisano por un sitio para cenar y me mira raro. Son las 11 de la noche y estoy en un pueblo fantasma a esas horas.

Me dice que tire por una calle paralela en busca de fortuna. Encuentro un sitio medio decente ceno y me voy directo a la cama pensando que Chile no puede ser así de malo. Ha tenido que ser todo un cúmulo de mala leche acumulada.

Por la mañana, como era de esperar, todo cambia. Entra solezuco por la ventana y el soso que atiende el hostal es mucho mas amable.

Desayuno sin prisas y me planteo una etapa corta sin mas pretensiones que llegar a Puerto Natales a 240km.

La carretera es buena. No se porqué en esta parte de Chile en lugar de asfalto utilizan hormigón. Supongo que será o por problemas de suministro ya que llegar aquí por carretera es complicado y obligatorio pasar por Argentina o si no puede ser por que es mas duradero y resistente a las heladas. Eso si, recuerdo que alguien me contó una vez que la autopista que une Gijón con Oviedo es de hormigón y quienes la usan a diario están mosqueadísimos porque se come las ruedas.

Por el camino sopla bastante viento de costado pero a estas alturas de mi viaje ya me he acostumbrado a ir en las rectas con la moto tumbada 15º en la dirección del viento para ir recto.

Paso por una bahía muy curiosa sobre todo para un santoñés pero eso os lo enseñaré en el próximo vídeo. (cocinando una nueva chorrada)

Llego a la hora de comer a Natales y la cosa pinta mucho mejor que en Punta arenas. El pueblo es mas bonito y con mas vida aunque hoy están de elecciones y muchos comercios y restaurantes están cerrados. Los que han abierto tienen prohibido servir alcohol mientras permanezcan abiertos los colegios electorales.

Image

Como dato curioso, me comentan que estas son las primeras elecciones en las que no es obligatorio ir a votar y por ese motivo la participación está siendo bajísima. En Argentina me comentaron que si que es obligatorio votar y eso es algo que llama mucho la atención a ojos de un europeo.

Me instalo en un hostel muy chulo aunque algo caro. Como es tarde, dejo las cosas y me voy directamente a comer por el pueblo vestido de romano. Por suerte tanto el traje como las botas que llevo son muy cómodas y como la temperatura máxima es de 14ºC no me estorban lo mas mínimo.

Como en un bar muy curioso con una gran mesa corrida donde nos van sentando a todos como toque. Los comensales son todos del mismo estilo “pijomochilero” de entre 30 y 40 años vestidos con ropa técnica para treking y con pedazo de cámaras de fotos y ordenadores portátiles. En su gran mayoría estadounidenses aunque al lado tengo a una pareja de alemanes y al fondo de la mesa se identifica claramente a una pareja de españoles. Por desgracia la forma de identificarlos es que la mujer está medio amargada por todo y no deja de tocarle los cojones a su marido.

Yo no desentono nada en ese ambiente ya que soy un “piji-motero-mochilero” y si no tengo una cámara de fotos de 3.000€ es simplemente porque no me llega la pasta. Jejejejeje.

Image

Image

Image

Image

Por la tarde me dedico a mimar mi moto. Realmente no necesita nada pero aun así hago un pequeño repaso a los niveles de aceite y refrigerante, engraso la cadena, pongo unas pegatinas de Argentina en las maletas, reordeno un poco la carga y le paso un poco la mano por el lomo porque se que le gusta. A lo tonto me paso así casi dos horas sumido en la mas absoluta felicidad. Si, posiblemente alguien que no es motero no pueda entenderlo pero por suerte aun tiene tiempo de reconducir su vida y empezar a hacerlo. Totalmente recomendable para la salud mental del individuo aunque viendo mis vídeos… bueno, no se si es tan sano para la mente pero relaja un huevo.

Llamo a casa por Skype aprovechando que hoy no estoy sobre la moto a esas horas y me pongo a descargar fotos y ordenar un poco.

A lo tonto se me pasa la tarde y me voy a cenar al centro del pueblo. Esta vez voy en moto y constato que los perros chilenos nos odian. Otra vez una manada de perracos enfurecidos me rodea y me intentan morder con el agravante de que esta vez no llevo las botas de moto puestas y lanzar patadas al hocico de mis atacantes con las Crocs de “pichigoma” es mas arriesgado.

Image

Aun así esto no empaña mi nueva imagen sobre Chile y por fin me siento reconciliado con el país. Mañana tengo pensado visitar el Parque Nacional Torres del Paine, mi primer contacto con la Cordillera (aquí no dicen los Andes) si el tiempo lo permite porque la previsión es de lluvia todo el día.

Image

Si todo sale bien, cruzaré de nuevo a Argentina por la tarde porque alojarse en el Parque es carísimo. De esta forma estaré a tiro de piedra para ver el Perito Moreno al día siguiente.

Image

Y así es como salí de Tierra de Fuego, me recibieron con mala leche en Chile y recondujimos la situación por la vía diplomática.

¡Sigo viviendo intensamente!

Anuncios
Categorías: La Capitana Sudamérica | 23 comentarios

Navegador de artículos

23 pensamientos en “Chile: Recibimiento hostil.

  1. J. Solana

    Bueno bueno, que tan malo no es como lo pones al principio, alarmista!! Escribes tan largo que no me ha dado tiempo a leerlo todo en el tranvía viniendo a la oficina!! Continúa así que vas bien : )

  2. alejandro

    Y eso que eres español. … imagínate argentino.

  3. jeje, recuérdame que te cuente un día que se nos hizo de noche en algún punto remoto de europa y no encontrábamos sitio donde dormir… terminé en un comedor con 15 personas EN PELOTAS cenando. Épico lo que nos llega a pasar perdidos por ahí!

    Ánimo y sigue escribiendo!!

  4. chulada de cronica, tela con los hotelicos!

  5. Juan

    Te abras cruzado con gente de mal humor sufriendo la veda de alcohol por la elecciones. jajaja
    Hoy seguramente los ánimos mejoren, sigue contando que es muy interesante.

  6. Mariuca

    Gran descripción! Me encanta el episodio de la española amargada. Seguro que era rubia con mechas(. De catálogo ). Luego lo leeré con más calma para saborear lo profundo de la crónica. Ánimo! Mc M!

  7. Mariuca

    Bueno, pone Mariuca pero soy Manolo. Ja ja

  8. Lepe

    Que pasa viajero? Saludos desde el Este de Europa, sigo tus andazas, me entretienen, son divertidas, pero podias haberte ahorrado unos cuantos “zas” si hubieses pedido asilo en el night club….jeje, Saludos y suerte!!

  9. Me paso algo muy parecido hace 2 meses en plena zona de montaña francesa, al ser fuera de temporada, estaba todo cerrado y lo que estaba abierto era hiper caro. El frio era helador y no tenia combustible.Me tocó pasar por caja.

    Moraleja, de noche todo se ve peor.

  10. N. Neira

    Me parece que llegaste reventado pues el viaje no es precisamente un paseo, en Chile te acercas a un taxista y te ubica en el lugar .

  11. Maria Cristina

    Que buen episodio, con risa, accion (la carrera para el pole position), suspense, gentes raras (no tienes fotos del saloncito ese? Ambiente Hitchcock!) y al final, reconciliacion, menos mal, todo acaba bien, ! Bueno seguro que ese viento constante los tiene algo tensos, a ellos, a los turistas, y a los moteros…! Menos mal que subes pal norte, al calorcete…aunque tendras que atravesar la Cordillera… Consuelate, aqui no lejos del calor del hogar y de nuestro sofa, al pasar la puerta hacen menos 30…No veas las ganas que tenia de vigilar el recreo esta tarde…

  12. no defenderé a los hostiles si al país, amigo la envidia tiene muchas variantes, solo disfruta del paisaje que nos regala viajar en moto.

  13. Hola Martín…. así se teje la historia de cada uno, finalmente esas vivencias se convierten en anécdotas dignas de contar… respecto a las bofetadas chilenas… nada que decir ni que defender… así es nuestra realidad en muchos lugares… y muchos estamos acostumbrados a la hostilidad… Disfruta tu viaje amigo… estaremos pendientes. Por lo que veo retornas a Argentina, así que TEMUCO queda para otro viaje… queda para otra Historia..!! saludos amigo.. un abrazo.

    • Aun no descarto Temuco porque me recomiendan hacer la carretera Austral mejor que la 40 Argentina. Aun me queda mucho Chile por descubrir y seguro que me va a encantar

  14. Jose

    “y veras como quieren en chile al amigo cuando es forastero” xDD, na los perros nada que decir, nos odian a los motoqueros.

  15. CHUS

    Ya veo que lo estas pasando bien, y teniendo episodios surrealistas a tope. Al final estas cosas de los viajes las acabas recordando con el mismo cariño que la buena comida inesperada o la panorámica espectacular al cumbrear un puerto.

    Aun sin wassap ni feisbuk ni nada…un saludo y ánimo con el viaje. Te echaremos de menos estas fiestas!

  16. Maria Cristina

    Martin, se me olvido decirte, en Marruecos tambien hay muchas bandas de perros agresivos y salvajes, alli se defienden a pedradas y los perros huyen el rabo entre las patas… no se los chilenos o los argentinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: